null sostenibilidad-Casospracticos-CuestaLasChilcas

Mejoramiento Cuesta las Chilcas II

Descripción de la actuación social y ambiental.

Necesidades detectadas:

Como consecuencia del ensanchamiento de las pistas de la Autopista del Aconcagua, en el tramo de la Cuesta Las Chilcas, se afectaba a la flora nativa chilena, producto del corte y roce de la vegetación. Lo significativo de esta afección es que se trataba de bosque nativo o de preservación, que constituye el hábitat de especies vegetales protegidas o en alguna categoría de conservación, o que corresponde a ambientes únicos o representativos de la biodiversidad natural del país.

Soluciones adoptadas:

Uno de los objetivos del Plan de Manejo Ambiental de la era la compensación de impactos ambientales sobre la flora nativa afectada, por lo que el proyecto incluía la elaboración e implantación de un Plan de Manejo Forestal.


Antes del inicio de los trabajos, se recolectaron seis especies nativas que se preveía que iban a ser afectadas posteriormente: Quillay (Quillaja saponaria), Espino (Acacia caven), Guayacán (Porlieria chilensis), Algarrobo (Prosopis chilensis), Litre (Lithrea caustica) y Huingán (Schinus polygamus). La recolección de semillas y frutas se realizó en la franja fiscal y en los sectores aledaños al proyecto con especies más vigorosas. Posteriormente, estas semillas se entregaron al Vivero Antumapu, de la Universidad de Chile, donde, durante dos años, germinaron y se desarrollaron hasta los 30 cm.


En la etapa final del proyecto se realizó el cerco perimetral del sitio de reforestación, que contaba con una superficie de casi 18 hectáreas, con la finalidad de evitar el paso de animales de pastoreo. Actualmente, queda pendiente la fase de plantación, riego y mantenimiento de las plantas, que debe realizarse siguiendo la distribución de la vegetación existente y asegurando que exista suficiente agua para el riego, de modo que se desarrollen, al menos, el 85% de los especímenes plantados.

Resultados:

A lo largo de la ejecución de la obra se han realizado cuatro campañas de recolección de semillas. Debido a las sequías que se han producido de manera consecutiva, no se han encontrado frutos de Quillay, por lo que sólo se pudieron recolectar semillas de las otras 5 especies. Además, como la cantidad de especímenes desarrollados no era suficiente, se decidió comprar más especímenes de cada especie, considerando su cercanía al proyecto, para mantener la diversidad genética.


Considerando las plantas germinadas en el vivero y las adquiridas, se dispone de un total de 6.616 plantas listas para la reforestación, que tendrá lugar a finales de 2015.