Atrás

Sostenibilidad-casosPracticos-gestionaguasHospitalEnniskillen

Gestionamos las aguas residuales en el hospital de Enniskillen de Irlanda del Norte

Descripción de la actuación social y ambiental.

Necesidades detectadas:

El nuevo hospital de Enniskillen en Irlanda del Norte está situado en un lugar ocupado previamente por una antigua granja, y no forma parte de un entorno urbano desarrollado. La situación de la obra originaba dos problemas de drenaje que había que resolver:

  • Qué hacer con las aguas fecales producidas por las instalaciones temporales de obra.
  • Como cumplir con los requerimientos de NIEA (Agencia de Medioambiente de Irlanda del Norte) para evitar un nivel alto de residuos sólidos en el agua de escorrentía procedente de la obra, que vierte al sistema hidrológico del lago Erne.

Hay que destacar, que la problemática se agudizaba debido al clima lluvioso de la zona.

Soluciones adoptadas:

Para resolver el problema de las aguas fecales, se construyó una red de saneamiento provisional conectada a una separadora de grasas y a una depuradora. Gracias al sistema de drenaje temporal, la obra fue capaz de limpiar y depurar las aguas fecales, antes de verterlas a la red de drenaje de la obra. Además, mensualmente se llevaba a cabo una recogida de los residuos sólidos producidos, hasta que el drenaje temporal se conectó al sistema de drenaje municipal

Resultados:

En el caso de las aguas de drenaje y escorrentía, la configuración del terreno de la obra nos dio la oportunidad de reconducirlas hacia un estanque donde eran tratadas antes de conducirlas al lago más cercano. Se construyó un sistema de filtración rudimentario, pero totalmente ecológico, que consistía en un canal con fajos de paja en su cauce, por el que se hacía pasar el agua procedente del lago principal para filtrarla, desembocando en un lago de menor tamaño donde se producía su decantación. Semanalmente se medía la pureza de agua y su pH, comprobando que se cumplían los parámetros de vertido. A lo largo de toda la obra se llevaron a cabo 175 mediciones de pH, todas ellas realizadas junto a la NIEA, no superando en ningún momento el límite autorizado de concentración de residuos sólidos, ni el pH permitido.