Atrás

Sostenibilidad-casosPracticos-edificioOGMA

Gestionamos los residuos sin coste económico en la remodelación del edificio administrativo OGMA en Alverca do Ribatejo, Portugal

Descripción de la actuación social y ambiental.

Necesidades detectadas:

La gestión adecuada de los residuos es un requisito dentro de la política de respeto hacia el medio ambiente de FCC Construcción y, como tal, su coste es asumido en los presupuestos de las obras. Las posibilidades de valorización de residuos minimizan la carga ambiental, social y económica que lleva asociada la gestión de los residuos, tal y como queda demostrado en el presente Caso Práctico.

Soluciones adoptadas:

En efecto, en la remodelación del primer piso del Edificio 49 de la obra de OGMA en Portugal, se debía proceder a la sustitución de los acabados interiores, ventanas, electricidad, aire acondicionado, pinturas, etc. El coste previsto para la gestión de los residuos era muy elevado, ya que, a pesar de aprovechar una parte importante de los materiales existentes, éste representaba casi el 2% del presupuesto de la obra.

Resultados:

Para favorecer la jerarquía de residuos y minimizar la generación de residuos, se adoptaron las siguientes soluciones en obra:

  • Se segregaron todos los componentes de las luminarias: lámparas fluorescentes, condensadores, arrancadores, caja metálica y cables eléctricos.
  • Las lámparas fluorescentes fueron sustituidas por luminarias compactas, más eficientes.
  • Se segregaron los restantes residuos valorizables: conductos de aire acondicionado (que además se aplanaron para reducir su volumen), perfiles de las particiones de los gabinetes, perfiles de los falsos techos, persianas y maderas.
  • Estos residuos valorizables fueron transportados y gestionados por un gestor autorizado, que abonó 7.000€ a la obra.

Al haber obtenido un beneficio económico gracias a la correcta segregación de los elementos valorizables en obra, la gestión del resto de residuos pudo pagarse con estos ingresos extra, e incluso obtener un ligero beneficio económico al final de la obra.

Además del claro beneficio ambiental, por la menor necesidad de vertederos, esta buena práctica demostró a los máximos responsables de la obra que si la gestión de residuos se planifica correctamente desde el inicio, ésta puede ser positiva en el balance económico de la obra.